Seleccionar página

Los cuentos para niños son una herramienta necesaria para su aprendizaje 

Lo primero que quiero recordarte es que los niños no saben lo que tú sabes. Un cuento o una historia infantil les sirve a los niños para aprender con su imaginación. Dirás que es evidente y, aún asÍ, se nos olvida.
Cuando mis hijos eran pequeños, algunos días iba con tanta prisa que se me olvidaba explicarles las cosas.
-Recoge el vaso del desayuno, lávate los dientes y prepara la mochila que en 10 minutos salimos para el cole.

¿En serio?

Quizás yo podía hacerlo porque tenía un cerebro preparado para planificar y ordenar las ideas, pero ellos no.
Entonces veía a mi hija paralizada en la habitación sin saber por dónde empezar y a mi hijo dando vueltas como un loco sin hacer nada. Consecuencia: ¡el grito!
Así que en lugar de quedarnos en lo aparente: el comportamiento (uno corre, la otra se queda quieta), vamos a ir un poco más profundo.

Las dos preguntas imprescindibles para empezar a construir un cuento para niños

 

La primera pregunta que me tengo que hacer como adulta y educadora es ¿SABE HACERLO? ¿Realmente tiene los conocimientos necesarios, lo ha hecho antes, se lo he enseñado?
Imagínate que mañana alguien te pide que construyas una casa y no tienes ni idea. Te deja una hora para que empieces y cuando vuelve te regaña porque no has hecho nada, o has empezado mal.

¿Cómo crees que te sentirás? ¿Te apetece repetir la experiencia?

Recuerda que los educadores estamos ahí para acompañarles en su aprendizaje, desde el respeto y el amor, no desde la exigencia y las prisas( la experiencia me ha servido para aprender no para culparme). Si le pides algo para lo que no están preparados provocarás frustración e inseguridad así que, contestar a esta pregunta correctamente, es muy importante.

Y si no sabe, ¿cómo se lo enseño?

Buena pregunta, será que llevo muchos años escuchando a las madres y los padres. Si lo que le tengo que enseñar a mi hija es algo práctico puedo hacerlo con ella de una forma relajada. Recuerda que es importante que las emociones asociadas al aprendizaje sean “potenciadoras” ( alegría, tranquilidad, afecto…) para que le apetezca repetirlo.
La otra forma es un CUENTO PARA NIÑOS, donde un personaje hace aquello que le queremos enseñar.

Segunda pregunta ¿QUÉ HAY DETRÁS DEL COMPORTAMIENTO? ¿Qué me está pidiendo y qué tengo que enseñarle?
Imagínate que tu hijo ha empezado a morderse las uñas tras el nacimiento de una hermana pequeña. Aparentemente la quiere mucho pero está distante, llora por las noches, ha dejado de comer bien…
Posiblemente detectes lo temidos “celos” pero lo que hay, es una necesidad de atención. A la pregunta de qué tengo que enseñarle, yo respondería que a compartir su tiempo, a pedir la atención con palabras, por ejemplo. Esto le pasó a mi hijo cuando mi hija nació. Solo tenía dos años recién cumplidos así que, no entendía que su mamá no estuviera para él al cien por cien.
A esta edad su cerebro no está preparado para las explicaciones. Muchas áreas del neocórtex no se han desarrollado y les falta mucho vocabulario. Es como si te dieran un discurso en un inglés perfecto cuando tú te defiendes para comprar el pan y poco más.
Lo más efectivo es un cuento.

Entonces, ¿porqué los niños necesitan los cuentos?

Bien, ya tengo la oportunidad de hablar de mi querido inconsciente. Si quieres saber más puedes leer este artículo.
Los niños y las niñas tienen muy desarrolladas las áreas visuales, emocionales y creativas en su cerebro. Cuando les cuentas un cuento, generas imágenes en su mente que, junto con las emociones, les resulta mucho más fácil procesar. Las palabras no sirven para dar largas explicaciones en las que se pierden, sino para crear una película que les enseña una manera de actuar o una forma de gestionar lo que sienten.
Si además añades personajes que conocen: animales, personajes de vídeos o películas, familiares, amigos, les resulta más fácil prestar atención.

En resumen, primero averigua lo que no saben, escucha lo que necesitan y piensa en lo que tienen que aprender. Cuando tienes toda la información escribe un cuento que cree imágenes en su cabeza con palabras sencillas, personajes conocidos y sus aficiones favoritas. Dale tiempo para aprender, a los niños les encanta que les repitas el cuento una y otra vez porque están practicando con su imaginación.

Ahora ya tienes un poco más de información sobre cómo utilizar un cuento para el autoconocimiento. Si quieres leer más sobre la estructura del cuento, no te pierdas este artículo.

¿QUIERES UN CUENTO PARA ENSEÑAR A TU HIJO O A TU HIJA A MANEJAR EL MIEDO? ( sirve para la eneuresis)

¡QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE! EL AMOR Y EL REPETO.

Un abrazo desde el alma.
Loladespertares.